06/11/2006

O Homem do Biquinho e o(s) Velho(s) Barbudo(s)

pedro novaes, 7:46 am
Filed under: Política

Poucas pessoas do séquito de Lula são tão asquerosas quanto Marco Aurélio Garcia, Assessor de Assuntos Aleatórios, Chefe de Campanha e Presidente do PT, com seu ar de intelectual, óculos de aros de tartaruga e biquinho pra falar. É a imagem da arrogância petista. Um homem para se ter medo no dia em que o PT fechar o Congresso. Bom, no dia em que o PT fechar o Congresso, eu apago este artigo antes de me mudar – pra onde era mesmo que eu iria? Ah, Nova Iorque e depois Buenos Aires.

Vejam como os petistas têm profundo espírito democrático nesta matéria do Instituto Independiente (via Gustibus):

EL DIA EN QUE MUERA CASTRO

Por Andrés Oppenheimer

SAO PAULO, Brasil – El día que se muera el presidente vitalicio de Cuba, Fidel Castro, cuando sea que eso ocurra, varios países latinoamericanos enviarán sus más sentidas condolencias a la isla, y al mismo tiempo pedirán una apertura democrática . Lamentablemente, el país más grande de Sudamérica no estará entre ellos.

Antes de contarles por qué Brasil probablemente se quedará mudo en lo que hace a pedir libertades políticas en Cuba, permítanme compartir con ustedes lo que estoy escuchando en círculos diplomáticos latinoamericanos. Según me dicen varios embajadores, cuando Castro fallezca por lo menos media docena de países de la región incluirán una línea en sus mensajes señalando que la muerte del presidente cubano cierra una era en la historia cubana, y debería abrir otra.

Algunos de ellos, como Costa Rica o El Salvador, probablemente pidan abiertamente reformas políticas. Otros, como México, Perú, Colombia y Chile, probablemente hagan lo mismo más sutilmente. Dirán que Castro será recordado como un gran defensor de la soberanía cubana, y que esperan que Cuba inicie ahora un período de reconciliación nacional – una forma elegante de decir que llegó la hora de permitir libertades escenciales.

Sin embargo, esta semana, tras la victoria electoral del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, le pregunté en una entrevista a su principal asesor de politica externa – y presidente del gobernante Partido de los Trabajadores – Marco Aurelio García, si Brasil se unirá a los países que pedirán una apertura en Cuba. Y su respuesta fue un categórico “no”.

García, que también fue el jefe de la campaña de reelección de Lula, me señaló que “Brasil no va a pedir eso. Te voy a decir lo que Brasil va a pedir: Brasil va a pedir que se deje a Cuba resolver sus problemas. Yo creo que lo mejor que puede pasar es que Cuba pueda resolver sola sus problemas. Eso significa que no se hagan presiones desde afuera”.

¿Porqué?, le pregunté. Hay principios internacionales que exigen la defensa colectiva de la democracia. Además, cuando en Brasil había dictaduras de derecha, acaso García y sus compañeros que ahora están en el gobierno, y que entonces estaban escondidos o en el exilio, no pedían una presión internacional para lograr una apertura política en su país?

“Yo estoy absolutamente convencido de que presiones foráneas son muy malas”, respondió García. “Y más en un país que tiene un sentimiento nacional muy fuerte.”

¿Cómo saber cúal es el sentimiento nacional de los cubanos?, le pregunté. ¿Cómo saberlo si Cuba no ha permitido una elección en más de cuatro décadas, y no hay libertad de expresión?

“Bueno, ahi no seremos nosotros los que vamos a decir cómo debe Cuba resolver sus problemas. Déjame decir concretemente lo siguiente: ahí tenemos una divergencia con Estados Unidos”, respondió García.

Está bien, respondí. No estoy diciendo que Brasil debiera apoyar el embargo comercial de Estados Unidos a la isla. ¿Pero por qué no hacer como México y las democracias europeas, que hacen las dos cosas: oponerse a las sanciones económicas de Washington a Cuba, y al mismo tiempo a la represión política de La Habana sobre su propio pueblo?, pregunté.

Sin salirse de su línea, García admitió tácitamente que espera ver cambios políticos en la isla tras la desaparición física de Castro.

“Yo creo que eso se resuelve si nosotros no hacemos presiones desde afuera. A mi juicio, esa es la tendencia normal. Cuba va a tener su proceso político. Es normal que exista una evolución política en el país”, dijo García. “Obviamente la muerte de Fidel crearía circunstancias nuevas, teniendo en cuenta que ejerce un liderazgo indudable en el país”.

Agregó: “Creo que la sucesión no sería simplemente una sucesión, sino que traerá consigo otras cuestiones de naturaleza política. Pero lo que a nosotros nos preocupa mucho es que si se suman muchas presiones, incluso los objetivos que algunos persiguen van a ser más difícil de ser alcanzados”.

Mi opinión: no estoy de acuerdo. García tiene razón en que presiones demasiado burdas, o punitivas, serían contraproducentes. Pero creo que sería de gran ayuda para la oposición pacífica en Cuba que los países latinoamericanos hagan presiones positivas, sugiriendo respetuosamente de que la muerte de Castro abrirá un nuevo período en la historia cubana, y ofreciendo ayuda económica condicionada a una gradual apertura democrática.

Un viejo dicho de la revolución mexicana dice que “no hay general que resista un cañonazo de 50 mil dolares”. Pues bien, creo que será muy difícil que los generales cubanos puedan resistir un cañonazo de 5 mil millones de dolares la comunidad internacional para la reconstrucción de Cuba, a cambio de que la isla deje de ser un estado policíaco.

Posts relacionados

Mais posts:

« « Privatizar o Controle de Vôo| Privacidade pra quê? » »




1 comentário

  1. yuri vieira escreveu:

    Pedro, o que será que esse paspalho quis dizer com isso:
    “Pero lo que a nosotros nos preocupa mucho es que si se suman muchas presiones, incluso los objetivos que algunos persiguen van a ser más difícil de ser alcanzados”.
    Eu duvido que ele esteja falando dos objetivos democráticos de certos cubanos, para não dizer da maioria cubana. Aposto que se refere a Hugo Chávez, Evo Morales e Lula (e talvez a Daniel Ortega), que querem criar algo muito parecido com Cuba em toda sudamérica. Eles não podem demonstrar preocupação com um regime ao qual invejam, um regime totalitário. Para quem vive na Europa e nos EUA, Cuba e Brasil são praticamente vizinhos. “Se o Brasil não está preocupado com o futuro cubano é, então, porque do jeito que está está é muito bom. E se o Brasil, a Venezuela, a Bolívia, a Nicarágua, etc. quiserem imitar a ilha, fueda-se. Eles (nós) não reclamaram antes…”
    []’s

    Comentário de 6-11-2006 @ 4:31 pm

Sorry, the comment form is closed at this time.




Add to Technorati Favorites



Blogarama - The Blog Directory








80 queries. 0,805 seconds. | Alguns direitos reservados.